Sunday, 13 December 2015


EnTeheràn





EnTeheràn tuve la oportunidad de visitar la biblioteca nacional que esta colgada sobre el barrio de la “Daudia” en el norte del centro comercial de la... capital. SeñorBugnurdi era in aquel tiempo director de la biblioteca. Eso fue en el año 2005. En este viaje, mi huésped me presentóla gran enciclopedia islámica: es un trabajo enciclopédico impresionante cuya elaboración fue confiada a cerca de 700 expertos y científicos en todas especializaciones. La versión pérsica llego en aquel periodo del trabajo a 11 volúmenes. Tenia conmigo tres volúmenes terminados de la versión árabe. La enciclopedia se caracteriza por su objetividad en el tratamiento de grandes personalidades y temas de jurisprudencia según las mayores sectas y agrupamientos. Consiguieron liberarla de las influencias de la mentalidad de seguidores de sectas y de agrupamientos. En cambio, tenia conmigo una maleta con publicaciones de la fundación cultural ante esta audiencia que reunía los mas destacados hombres de cultura y los “Mullas”. Yo sacaba con cuidado los libros una después del otro y me empeñaba a introducirloy a ofrecerselo como presente. El hombre fue apreciativo y mucho agradecido hasta que llegué al libro del investigador Holandés y jefe de los archivos reales en la Haya en aquel tiempo, señor Slot “Holanda en el golfo árabe”. El rostro de mi huésped cambióde una vez y dijo con voz aguda: peró es “el golfo pérsico” amigo mio!
Eso me sorprendió y no sabia lo que hacer, entonces le dió la mano y le dije; tratando de corregirme: Sí amigo mio, es el golfo pérsico, pero tiene Usted que entender que hay 300 milliones de Arabes que le llaman “golfo árabe”.
Quando me fui al “centro de diàlogo de culturas” para encontrarme con mi amigo Dr. AtallahMuhajirani por primera vez, y soy uno de los que aprecian sus vistas y sus escritos, le conté lo que me sucedió en la biblioteca nacional, y elme contestó buscando a gestionar adecuadamente sus palabras: nosotros decimos “golfo pérsico” y vosotros insistís en decir “golfo árabe”, pero en realdad no es ni uno ni otro: es “el golfo americano”!
En este centro fui recibido por Muhajirani con una cara jovial y una sonrisa tranquilizadora. Por todas partes del centro adonde miré veía las señoras de Teherànllenar todos los rincones del lugar y me daban dudas y confusión. Porque eran bien proporcionadas, tenían la piel clara y tendían a alcanzar alturas remarcables , como si salieran de la misma forma y del mismo molde. No había entre ellas ni una que fuera pequeña o tenia alguna deformación. Y cuando íbamos llevando nuestra conversación, se metieron alrededor de nosotros igual a un enjambre de ciervos y se esforzaban a tomar notas de nuestra reunión.
Aquel día,Muhajirani me invitó a comer en un restaurante elegante donde nos ofrecieron Asados iraní y arroz con Azafran. A nuestra salida, vimos a chicas jovenes que se habíanliberadas del “shador” y de las velas, así que sus cabellos rubios se pusieron en evidencia, mezclados con unas mechas negras que no paraban de tentar y romper los